Cae un ‘chiringuito’ financiero que prometía un 25% de rentabilidad

Recordamos una noticia que se producía en junio de 2012

laverdad

 

La Policía Nacional ha desmantelado un presunto ‘chiringuito’ financiero dirigido por un ciudadano rumano que había extendido sus tentáculos por Alicante, Valencia, Murcia, Barcelona, Madrid e incluso Portugal e Italia. La Brigada de Blanqueo de Capitales de Alicante dirige la investigación contra la sociedad Global Plus Inversiones (GPI), y las pesquisas de momento se han saldado con la detención una decena personas, entre ellas el presunto cerebro de la trama, Constanti T., y su pareja sentimental.

Ambos fueron apresados el martes en su domicilio de Monforte del Cid. Al parecer, estaban preparando su huida después de que el pasado 24 de mayo dejaran de abonar los intereses a los clientes. Según ha podido saber este diario, la denuncia de un inversor de Barcelona fue la que inició la investigación policial.
Esta sociedad de inversiones prometía una suculenta rentabilidad del 25% en un plazo de 40 días, con un depósito mínimo de 100 euros. Después de ese periodo, el inversor supuestamente decidía si quería renovar o sacar el dinero, según se explica en la web de GPI. Sin embargo, esta rentabilidad en los pequeños depósitos al parecer se empleaba para ganarse la confianza de los clientes, que, a través del boca a boca, acababan haciendo que sus familiares y amigos también cayeran en la trampa. No obstante, según fuentes próximas al caso, el dinero de los depósitos se ingresaba directamente en una cuenta a nombre de Constantin T.
En la provincia de Alicante, los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) apresaron al menos a tres personas en Alicante y una tercera en Elche, supuestamente los encargados de las oficinas donde se gestionaban las presuntas inversiones. En Murcia, los policías también detuvieron a un hombre de nacionalidad española que quedó en libertad provisional tras declarar en comisaría.
La operación, coordinada por el juzgado de instrucción número 5 de Alicante, ‘reventó’ ayer con registros simultáneos en todas las delegaciones de central de Global Plus Inversiones en España. La oficina central está situada en la calle Sevilla de Alicante, pero también tenía otra delegación en la calle Italia. Al parecer, la Policía ha actuado justo cuando los jefes de la trama supuestamente iban a desaparecer con todo el dinero de los inversores.
A primera hora de la mañana, los agentes entraron en el local de la calle Sevilla e identificaron a todos los trabajadores y clientes que había allí en ese momento, pero todos quedaron libres. Finalmente solo quedó detenido el supuesto jefe de la oficina, que fue trasladado a la Comisaría Provincial.
Media docena de agentes habían registrado horas antes otra oficina de GPI, ubicada en un primer piso del Edificio InPlaza, en la calle Italia de Alicante. Los policías bajaron a la calle con los detenidos minutos después de las once de la mañana transportando varias cajas con documentación y la torre de un ordenador.
El trabajador de una gestoría china situada al lado del despacho registrado explicó que esa mañana había visto «mucho movimiento» en el pasillo de la escalera, aunque ignoraba que todo ese ruido e ir y venir de gente respondía a una operación policial. El testigo dijo desconocer quién dirigía la oficina contigua, pero explicó que ésta recibía a diario «trabajadores y clientes».
Según fuentes cercanas al caso, la sociedad bajo sospecha también ofrecía trabajo a sus inversores como ‘colaboradores’ o comerciales, que se dedicaban a captar clientes a comisión. Supuestamente estas personas no sabían que todo era un estafa y que el dinero no llegaría nunca a invertirse en la bolsa.
En la sede central Global Inversiones se podía ver ayer dos pizarras correspondientes al mes de junio, divididas por semanas, en la que estaban anotados más de una decena de nombres. A su lado figuraban determinadas cantidades, supuestamente el dinero invertido, que oscilaba de los 700 hasta los 8.000 euros.
La empresa bajo sospecha ofrecía diversos productos, como la Cuenta Plus 25 o la Cuenta Super Plus. La primera requería una inversión mínima de 100 euros, y ofrecía intereses de hasta el 25% en 40 días. Supuestamente se empleaba para ganarse la confianza de los clientes y atraer así mayores cantidades de capital.
De hecho, la imposición mínima en la Cuenta Super Plus era de 35.000 euros durante un periodo de seis meses. Después, el cliente obtendría 42. 350 euros. Si se depositaban 100.000 euros, en 8 meses se dispondría de 137.250 euros. La inversión máxima era de un millón de euros, según la información colgada en la web, que ayer todavía seguía activa y haciendo gala de su «transparencia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *