Pide un préstamo para un coche y acaba con 4.000 euros en preferentes

Las Provincias

Un afectado por la compraventa de preferentes emitidas por Bankia ha solicitado tanto la nulidad del producto como de la compraventa de estas participaciones “que no se pueden comercializar a clientes minoristas”, según ha explicado a los medios el abogado de Adicae que lo ha defendido. El afectado ha solicitado la restitución de los 4.200 euros invertidos en preferentes en el juicio celebrado en el juzgado de instrucción número 10 de Valencia, en el primero sobre esta materia de Adicae en la Comunitat.

El demandante, Andreu Sánchez, solicitó un préstamo personal de 4.000 euros para la adquisición de un vehículo de segunda mano al ser conductor profesional, según ha indicado él mismo a los medios de comunicación tras la celebración del juicio. La solicitud se hizo en marzo de 2010, y según el banco, para que el interés del préstamo pasara de un 10,5 por ciento a un 5,5 por ciento se tenía que pignorar la cantidad solicitada por “una garantía real”.

Para ello se abrió un plazo fijo “que posteriormente se canceló y se le abrió una compra de participaciones preferentes, sin que el demandante tuviera constancia”, ha indicado su abogado en declaraciones a los medios de comunicación. Andreu Sánchez ha explicado que él se enteró de que tenía siete participaciones preferentes “que no sabía en aquel momento ni lo que eran, en marzo de 2012″.

“Me llamaron del banco y me dijeron que tenía que canjearlas por acciones de Bankia. Me engañaron y me obligaron a coger acciones porque, de no hacerlo, perdía el dinero”, ha explicado. Sánchez ha apuntado que se optó por la vía judicial “porque el banco se negó a escucharnos”.

El demandante espera que el juez “eche una mano y vea que hay un problemón que ha afectado a mucha gente y que parece legal”. “Yo firmé porque me dijeron que era un plazo fijo que luego podía recuperar, pero no sé de economía y me engañaron”, ha manifestado. “A mucha gente mayor le han tomado el pelo y yo no fui consciente de las preferentes hasta que me dijeron que tenía que canjearlas por acciones que a día de hoy valen un céntimo”, ha insistido.

Sánchez ha destacado que “se sintió engañado” porque su padre, abuelo y tatarabuelo trabajaban en el puerto “y llevan toda la vida en ese banco. ¿Cómo nos iban a engañar?”, se ha preguntado. Cuando le propusieron el canje de preferentes por acciones “el mismo director de la sucursal me dijo que denunciara porque él no podía hacer nada más”, ha revelado.

Producto “fraudulento” por su perpetuidad

Su abogado ha destacado que la “perpetuidad del producto de las participaciones preferentes lo hace fraudulento”. Además ha indicado ante el juez la existencia de una “mercado secundario clandestino y opaco que no corresponde a un mercado oficial y que se basaba en un sistema de cases entre los propios clientes de las oficinas dirigido por los directores y los empleados de Bankia”.

El letrado ha considerado que las participaciones preferentes “no son operaciones sometidas a la ley del mercado de valores” y es un producto que se ha comercializado “de forma fraudulenta dentro de un mercado secundario de Bankia”.

El abogado ha indicado que el demandante “no firmó la cancelación del plazo fijo” y fue un empleado de Bankia el que “unilateralmente canceló el plazo fijo”, posteriormente se convenció al cliente para que firmara preferentes, “cuando él pensaba que tenía un plazo fijo”, ha matizado.

El letrado ha aportado un informe “razonado” de la CNMV, que ha admitido el juez, sobre las “malas prácticas” en las operaciones de las participaciones preferentes de Bankia, en el que se recoge que “la operación de compraventa de preferentes fue una operación en la que el cliente no sabía lo que compraba”, ha señalado el abogado ante el juez.

El abogado de Bankia, “abrumado”

Por su parte, el abogado que defiende a Bankia ha reconocido sentirse “abrumado” por una demanda de más de 127 páginas y ha destacado la existencia de documentos anexos que “no se han podido analizar” por lo que se ha sentido en una posición de “indefensión”.

A pesar de ello ha asegurado que “Bankia no ha incumplido contrato alguno” con el demandante y que la oferta de participaciones preferentes “fue aceptada libremente” por el demandante y que “no se le coaccionó para su compra”, por lo que ha solicitado al juez que desestime la demanda.

El único testigo en el juicio ha sido el director de la sucursal que ha dicho que él no firmó ningún documento con el demandante porque “lo hizo el subdirector de la sucursal”. Si que ha reconocido que fue él quien llamó al demandante para el canje de las preferentes por acciones de la entidad, un año después de pedir el préstamo. “Se quedó sorprendido cuando le comenté que tenía preferentes, supongo que en la compra no se lo explicaron bien”, ha agregado

La coordinadora de Adicae en la Comunitat, Lorena García, ha indicado que el juicio “se afronta con optimismo y con la intención de obtener la primera sentencia favorable para los consumidores” que defiende. Las demandas colectivas por parte de Adicae se pusieron a finales del año pasado y “esta semana se han interpuesto más demandas contra Bankia”. En la Comunitat se han puesto tres demandas colectivas que afectan a más 800 personas y “que aumentan porque sigue llegando gente que quiere denunciar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *